_  

Shop Luxury Watch Specials Up to 75% Off

FaceBookHitList.com

Always Free To Place a Hit On Someone

ArtNaturals® Hair Care Collection   



Ya hemos hablado en muchas ocasiones sobre cómo funcionan y qué tecnología tienen detrás pero no está de más echar un vistazo a una infografía elaborada por Martin Missfeldt en la que se explican estos aspectos. De forma rápida y visual aparecen todos los componentes del producto y cuál es su función. Las Glass se componen básicamente de una cámara de 5 megapíxeles, capaz de grabar vídeo a 720p, un micrófono, un proyector de imagen, un prisma visual donde se proyectan las imágenes, Wifi, Bluetooth, una batería con una duración media de un día, un almacenamiento de 16 GB sincronizado con la nube, un giroscopio y un acelerómetro de 3 ejes, un sensor geomagnético, un sensor de luz y proximidad, una montura ajustable y un sistema de inducción ósea para la transmisión del sonido.El funcionamiento de las gafas es sencillo y con ellas se puede hacer multitud de tareas utilizando los comandos de voz o con una banda táctil en la patilla derecha que funciona de forma parecida a la “Click Wheel” de los antiguos iPod. Además, las gafas no solo se activan con estos dos sistemas, sino que también son capaces de interpretar los giros de la cabeza, de manera que también se pueden hacer cosas impresionantes, como por ejemplo orientar el GPS cada vez que mueves la cabeza.

Un laboratorio de la Universidad Berkeley crea los primeros auriculares de grafeno, que muestra una impresionante capacidad también en el terreno acústico.Parece que no hay nada que al grafeno se le de mal. El súperhéroe de los materiales no sólo es el más fuerte que conocemos, sino que proporciona los mayores niveles en cualquier cosa que toque: mejora las baterías de ión litio, los sensores CMOS de las cámaras digitales o las placas solares… Y ahora resulta que, además, tiene buen oído.Un equipo científico de la Universidad Berkeley ha utilizado por primera vez el material de nuestros sueños en unos auriculares. Para ello, simplemente han introducido un diafragma de grafeno entre dos electrodos de silicona y le han hecho pruebas acústicas para ver cómo era su rendimiento como un auricular de 7 mm. El resultado es mejor que el del modelo comparativo, los cascos Sennheiser MX-400.Según la curva de rendimiento de su rango de frecuencias, el auricular de grafeno proporciona unos resultados similares a los de los Sennheiser, pero trabaja mucho mejor las frecuencias altas por encima de los 5.000 kHz. Como señala Gizmag, este modelo de Sennheiser es más bien del montón, lejos de los productos para audiófilos, pero aún así es todo un logro para una primera prueba de laboratorio.

Demasiadas posibilidades para poco grafeno
Es interesante sobre todo porque detrás del auricular de Berkeley no hay rastro del enorme trabajo de acústica que hay en los headsets comerciales. Si alguna compañía se decide a dar el paso y comienza a trabajar con grafeno, las posibilidades son impresionantes a juzgar por los resultados de esta sencilla primera prueba.El principal problema para que algo así sea posible es el altísimo coste que puede conllevar la producción en masa de productos con grafeno. El talón de Aquiles del superhéroe de los materiales es su escasez. Es poco probable que se generalice su uso hasta que la exploración espacial se convierta en explotación espacial.Una pena, porque, volviendo a la cuestión acústica, según indican los investigadores en el PDF que han publicado, además de “proporcionar una fidelidad cualitativamente excelente al escuchar música” como auricular, como micrófono tendría “unas excelentes características de respuesta debido a la ultra baja masa del grafeno y a su excelente acoplamiento al aire ambiente”.

Investigadores del CSIC crean unas pilas hechas con papel que podrán sustituir a las que vienen incorporadas en productos de un solo uso como pueden ser los test de embarazo, los de glucosa, etc.El uso de baterías externas en objetos como los test de embarazo, test de glucosa, etc. ya no será necesario gracias a un nuevo proyecto desarrollado por los Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Este novedoso invento surge del desarrollo de pilas de combustible microfluídicas hechas en papel, que permiten que dispositivos de diagnóstico como las tiras de flujo lateral funcionen sin necesidad de usar baterías reaccionen y se pongan en marcha nada más que con el contacto de fluidos corporales como puede ser la orina o la sangre.

Juan Pablo Esquivel, del Instituto de Microelectrónica de Barcelona, ha declarado que “los microfluidos de papel han simplificado el manejo de fluidos en dispositivos portátiles mediante la eliminación de la necesidad de energía externa. Sin embargo, muchos de estos dispositivos todavía dependen de los lectores externos para llevar a cabo una medición y expresar el resultado. La integración de una fuente de energía eléctrica dentro del mismo envase desechable nos permite ejecutar un dispositivo de diagnóstico sin ningún tipo de instrumentación externa”. El uso de las tiras de flujo lateral está muy extendido debido a su bajo precio, ligereza, portabilidad y capacidad de proporcionar una respuesta rápida y fácil de leer. Lo que diferencia a éstas del sistema de Esquivel es que el segundo no requiere una alimentación alterna.

Basándose en la capacidad de que el papel puede transportar fluidos por capilaridad, aparte de que es barato, biodegradable, delgado y flexible, es decir, un buen material de partida para pruebas de un solo uso, lo que han hecho los investigadores ha sido incorporar elementos que reaccionen al entrar en contacto con líquido. De este modo, y gracias a ese líquido, se empieza a generar electricidad para la puesta en marcha del dispositivo de diagnóstico.El metanol ha sido el combustible elegido para realizar las pruebas del nuevo proyecto. Así, los dispositivos podrán proporcionar energía a partir de los fluidos biológicos como son la glucosa en sangre o la orina.Aparte de que las investigaciones siguen en marcha para la integración de las pilas de combustible con las de la tecnología electrónica orgánica, para la fabricación de sensores, pantallas, fuentes de energía, en un mismo proceso de impresión roll-to-roll, según el CSIC, las aplicaciones se podrían extender a otros campos en los que las tiras de papel también serían desechables y de un solo uso.
La última actualización de software añade vida a la batería y algunas funciones, aunque también quita otras por falta de uso.

Las gafas inteligentes de Google, las Google Glass, que viven hoy su primera venta al público (estadounidense), acaban de actualizar su software a una nueva versión de Android KitKat diseñada específicamente para ellas, que no solo añade, sino que también quita funciones fallidas, como las videoconferencias, y que llega, por cierto, algo más tarde de lo previsto.A través de su perfil de la red social Google Plus, el equipo de las Glass ha explicado que esta actualización aportará más vida a la batería de las gafas inteligentes y facilitará las actualizaciones venideras, además de hacer más ameno el trabajo de todos aquellos desarrolladores que quieran ponerse a trabajar en Glassware.Además, la actualización incluye otras mejoras, como, por ejemplo, la de los comandos de voz, que Google ha querido transformar para que sean mucho más sencillos de utilizar. A partir de ahora, cada vez que el usuario diga “OK glass” le serán mostrados aquellos comandos de uso más frecuente o reciente, para así acceder a ellos con mayor rapidez.

Las fotos y vídeos tomados con las Glass, asimismo, aparecerán, a partir de ahora, organizados en lotes, para que el usuario pueda acceder a mucha más información de un solo vistazo.Google también ha tomado nota de qué es lo que más utilizan los Explorers y qué es lo que menos les atrae de las Glass. En el caso de lo que más se usa, ha tomado nota del gran éxito del que goza la opción para compartir fotos, y ha decidido ampliarla, otorgando a sus usuarios la posibilidad de responder, por ejemplo, a un mensaje de HangOut, con una foto tomada en ese momento.En cuanto a lo menos utilizado, Google ha descubierto que menos del 10% de sus Explorers usan las videoconferencias en Glass y que la mayoría de ellos coinciden en que la calidad de éstas no se corresponde con los estándares esperados en las gafas, así que Google ha decidido eliminarlas hasta nueva orden.

Hasta ahora, solo podían acceder a unas Glass aquellos que formasen parte de la comunidad internacional de desarrolladores o del programa de exploradores o Explorers de Google, al que normalmente se ingresaba a través de un contacto o de una institución educativa. A lo largo de todo este 15 de abril estarán a la venta online por 1.500 dólares más tasas en esta url http://google.com/glass/start/how-to-get-one, aunque solo para adultos residentes en Estados Unidos.El modelo de moto eléctrica de la austriaca Johammer promete 200 kilómetros de autonomía y posee un look futurista y agresivo.Parece un concepto de moto futurista, pero no lo es. Es una moto con destino comercial y, quizás, el primer modelo eléctrico comercial que podría montar Jax sin que sus colegas de Hijos de la anarquía se partan el pecho de la risa. Se llama Johammer J1 y su fabricante, la austríaca Johammer, no sólo se atrevió a llevarlo a la feria del motor de Linz, el pasado febrero, sino que ya está lista para iniciar su fabricación en serie.En serie… probablemente reducida, teniendo en cuenta el precio que tiene: la versión J1.150 cuesta 23.000 euros y la más avanzada, J1.200, tiene un precio de 25.000 euros. El número que aparece junto al J1 del modelo muestra la autonomía que ofrece con las baterías cargadas al máximo: 150 y 200 kilómetros.

La diferencia fundamental entre los dos modelos es la capacidad de la batería, de 8,3 kWh en el menor y de 12,7 kWh en el mayor. El detalle se hace notar en el peso: J1.150 parte de los 159 kg, mientras que J1.200 pesa 178 kg. Su aspecto exterior, en todo caso, es exactamente el mismo. Y ya puestos a gastar, merece la pena pagar 2.000 euros más por el modelo superior. 200 kilómetros de autonomía son ya una margen más que razonable para una moto, similar al de algunos modelos de gasolina, como indica Dvice. Una autonomía impresionante, suficiente desde luego para el trasiego urbano de una gran ciudad, pero también para poder hacer una escapadita de montaña. Y ser, además, el más molón de la escapada. El diseño de la Johammer J1 es impactante y minimalista. Tiene un toque retro, casi de Segunda Guerra Mundial, y al mismo tiempo daría en tipo en un combate de motos tipo Tron… ¿Le puedes pedir más a una moto eléctrica?

Views: 6

Comment

You need to be a member of FaceBookHitList.com to add comments!

Join FaceBookHitList.com

© 2017   Created by Ron.   Powered by

Badges  |  Report an Issue  |  Terms of Service